Nuevo Estatuto Arbitral

La Ley  1563 de 2012  consagra el  nuevo Estatuto  Arbitral en Colombia,  y se ha convertido  en un eficaz instrumento normativo  que  fortalece  los  mecanismos alternativos de solución de controversias .

El nuevo estatuto señala que el arbitraje es Ad hoc, si es Conducido directamente por los árbitros, o institucional, si es administrado por un centro de arbitraje, a falta de acuerdo respecto de su naturaleza y cuando el pacto arbitral las partes guarden silencio, el arbitraje será institucional. Cuando la controversia verse sobre contratos celebrados por una entidad pública o quien desempeñe funciones administrativas, el proceso se regirá por las reglas señaladas en la referida ley.

Cabe destacar que cuando por razón de la cuantía o de la naturaleza del asunto no se requiera de abogado ante los jueces ordinarios, las partes podrán intervenir directamente en el arbitraje.

El pacto arbitral implica la renuncia de las partes a hacer valer sus pretensiones ante los jueces. El pacto arbitral puede consistir en un compromiso o en una cláusula compromisoria.

La Cláusula compromisoria podrá formar parte de un contrato o constar en documento separado inequívocamente referido a él.

La cláusula compromisoria que se pacte en documento separado del contrato, para producir efectos jurídicos deberá expresar el nombre de las partes e indicar en forma precisa el contrato a que se refiere.

La inexistencia, ineficacia o invalidez del contrato no afecta la cláusula compromisoria, en consecuencia, podrán someterse a arbitraje las controversias en las que se debata la inexistencia, ineficacia o invalidez del contrato   y la decisión del tribunal será conducente.

La cesión de un contrato que contenga pacto arbitral, comporta la cesión de la cláusula compromisoria.

Tratándose de procesos en los que es demanda una entidad pública, el centro de arbitraje correspondiente deberá remitir comunicación a la Agencia Nacional de defensa Jurídica del Estado, informando de la presentación de la demanda.

¿QUÉ ES AMIGABLE COMPOSICIÓN?

 La Ley 1563 de 2012 en su artículo 59 define a la amigable composición como un mecanismo alternativo de solución de conflictos, por medio del cual, dos o más particulares, un particular y una o más entidades públicas, o varias entidades públicas, o quien desempeñe funciones administrativas, delegan en un tercero, denominado amigable componedor, la facultad de definir, con fuerza vinculante para las partes, una controversia contractual de libre disposición.

CARACTERÍSTICAS: 

Hetero – Compositivo: Las partes delegan a un tercero la resolución de su controversia.

Oneroso: Se debe pagar los honorarios y gastos del amigable componedor para que se pueda adelantar el trámite.

Excepcional: Requiere pacto expreso de las partes.

No jurídico obligatoriamente: El amigable componedor no tiene que ser abogado. Puede ser cualquier persona que haya sido designado por las partes, sea un ciudadano en ejercicio y obra como mandatario de las partes. No administra justicia.

Transaccional: El amigable componedor expide una decisión que es firmada por el amigable componedor y las partes, que tiene los mismos efectos de la transacción. Es decir, según la ley, constituye cosa juzgada y las partes podrán dar alcance de prestar mérito ejecutivo.

ELEMENTOS:
(i) Conflicto
(ii) un particular nombrado por las partes
(iii) delegación expresa al tercero y
(iv) sometimiento de las partes a lo establecido por el tercero.